Saltar al contenido principal

¡Refrigerios saludables después de la escuela que a sus hijos le encantarán!

Después de un ajetreado día de aprendizaje y juegos, ¡los niños tienen hambre! Sin embargo, en lugar de hacer que coman una golosina empacada cargada de azúcar, ofrézcales las siguientes opciones saludables que son muy fáciles de preparar. Seguro que los deleitará. Estos refrigerios brindan energía y nutrición, y los mantienen satisfechos hasta la hora de la cena.

Yogur
El yogur es un excelente refrigerio para los niños porque es una buena fuente de proteínas y calcio. El calcio es especialmente importante para los huesos en desarrollo de los niños. No obstante, evite las marcas con alto contenido de azúcar. Elija yogur natural y entero. Agregue fruta en rodajas para endulzarlo. 

Queso
El queso se compone principalmente de proteínas y grasas. Es una buena fuente de calcio. El queso proporciona a los niños proteínas de alta calidad, necesarias para un crecimiento adecuado. Algunos estudios señalan que los niños que comen queso tienen menos probabilidades de tener caries.1

Palomitas de maíz
Mientras no las ahogue en mantequilla, las palomitas de maíz son un refrigerio nutritivo de grano integral. Haga estallar sus propias palomitas de maíz, rocíelas con un poco de mantequilla y cubra con una pizca de queso rallado.

Apio con mantequilla de maní y pasas
A veces llamado “hormigas en un tronco”, es una forma divertida de hacer que su hijo coma una verdura. Corte un tallo de apio en tres o cuatro pedazos, unte mantequilla de maní dentro del apio y coloque algunas pasas encima de la mantequilla de maní.


Mezcla de frutos secos
Siempre y cuando su hijo no sea alérgico a las nueces, la mezcla de frutos secos es un refrigerio saludable para que los niños coman en cualquier lugar. Puede preparar su propia versión saludable combinando frutos secos mixtos, fruta deshidratada y un cereal integral.

Fruta
La mayoría de las frutas contienen fibra y nutrientes importantes. Y frutas tales como plátanos, manzanas, peras, uvas, duraznos y ciruelas son un excelente refrigerio para llevar. También puede cortar frutas como piña, melón y mango en trozos pequeños y guardarlos en recipientes pequeños para preparar refrigerios prácticos.

 

Además de servirles refrigerios saludables a sus hijos, también tenga en cuenta lo que beben. El agua es siempre su mejor apuesta. No tiene calorías ni azúcar y mantiene a los niños bien hidratados.


1Source: Kashket, S., & DePaola, D. P. (2002). Cheese Consumption and the Development and Progression of Dental Caries. Nutr Rev, 60(4), 97 - 103.

RELATED ARTICLES

Preventistry Pulse

PREVENTISTRY PULSE

The newsletter designed for anyone who wants to improve oral health for themselves, their families, customers or communities.